Belleza Estilo de Vida

Resolvemos tus dudas sobre pruebas en animales y productos cruelty free

Los productos de belleza son utilizados para resaltar los rasgos y mejorar la apariencia de quien los usa. Pero para que puedan cumplir su función sin lastimar o afectar al usuario, es necesario que el producto tenga cierta calidad y pase una serie de pruebas para asegurarse de su no toxicidad.

Sin embargo, estas pruebas –aunque benefician a los usuarios– representan una amenaza para algunos animales. A continuación te explicamos la razón.

¿Cómo son las pruebas de cosméticos?

En un inicio se creía que, para llevar a cabo las pruebas de cosméticos, eran utilizados únicamente animales como: conejos, ratas, cobayas, ratones, etc. Sin embargo, Green Hill, un criadero que se encontraba en Italia fue cerrado y recibió una sentencia que pasó a ser histórica.

Era un criadero de perros de la raza Beagle, el cual hasta al momento de su cierre tenía alrededor de tres mil animales de esta raza. Además, se comprobó que los perros sufrían descuidos y maltrato animal.

A los perros que estaban enfermos no se les daba ningún tipo de tratamiento, pues sería demasiado costoso y aunque solo tuvieran dermatitis (una enfermedad sencilla de tratar), estos animales eran sacrificados aún siendo solo unos cachorros porque ya no eran útiles y porque era necesario ahorrar.

Pero ¿Para qué sirven todos estos animales?

Los fabricantes de los cosméticos deben realizar diferentes pruebas para ver qué reacciones provocan las sustancias químicas con las que son realizados. Es ahí en dónde los animales entran, pues las pruebas –que incluyen la irritación de la piel o de los ojos, la sensibilización de la piel, es decir, en qué grado provocan alergias, el nivel de envenenamiento con el que cuentan, los daño genéticos que pueden llegar a causar así como los defectos de nacimiento, el grado en que pudieran llegar a causar enfermedades como el cáncer– son realizadas en ellos.

Lee también: 8 marcas de lujo sostenible que deberías conocer

Entre las experimentaciones más utilizadas con los animales podemos encontrar las siguientes:

Toxicocinética

Consiste en hacer que los animales ingieran las sustancias para luego ser examinados internamente y ver cómo la sustancia se distribuye dentro de sus cuerpos.

Toxicidad de dosis repetidas

Consiste en obligar a los animales a ingerir e inhalar los ingredientes de los cosméticos o en su defecto se les aplica el ingrediente en su piel afeitada diariamente durante un periodo de 28 a 90 días para después analizarlos.

Para probar la sensibilización de la piel es más común utilizar cobayas, mayormente conocidas como cuyos, los cuales son afeitados y expuestos a las sustancias o a través de los oídos de las ratas para observar las reacciones alérgicas y de igual manera, al terminar con las pruebas, éstas son sacrificadas.

Jennifer Chen

Mientras que para la prueba de carcinogenecidad, las ratas son alimentadas con estas sustancias durante un periodo de 2 años para observar si producen cáncer y después de haber transcurrido este tiempo las ratas son analizadas post mortem.

Pero estos experimentos no son realizados únicamente para el maquillaje sino también para otros productos de belleza, por ejemplo espuma para afeitar, shampoo, sombras, dentífrico entre otros. Estos experimentos son tan bestiales que los animales sufren mucho durante su corta vida.

La crueldad animal en números

Hasta hace apenas algunos años las cifras seguían siendo alarmantes pues en la Unión Europea más de 12 millones de animales eran utilizados anualmente, lo que representa que 137 animales eran utilizados diariamente para sus experimentos.

En 2008 se utilizaron: 649,183 aves, 312, 681 conejos , 24, 199 perros y 10, 449 monos. Los países que cuentan con un mayor índice de animales utilizados para experimentación son: Estados Unidos, Japón, China, Autralia, Francia, Reino Unido, Alemania, Canadá, Brasil y Taiwan; y tan solo entre Alemania, Francia y Reino Unido utilizan más del 55% del número total de animales utilizados en todo Europa.

Comparando estas estadísticas con las obtenidas en 2005, el número de animales utilizados en la experimentación aumentó de forma alarmante: En Portugal más de un 22%, en Austria más de 32%, en España más de 51%, en Irlanda más de 197% y en Estonia más de 610% mientras que en Estados Unidos se utilizan alrededor de 1.28 millones de animales para los experimentos cosméticos. 3.38 millones en Canadá y en Reino Unidos alrededor de 4.11 millones de experimentos y lo más triste es que de esa cantidad aproximadamente 2.95 millones se enfrentan a estas pruebas sin anestesia, esto de acuerdo al sitio anima naturalis.

¿Cómo surgen productos de belleza cruelty free?

Como consecuencia a todo esto, se han creado diversas organizaciones alrededor del mundo dedicadas a la defensa de los animales, las cuales se centran en sus derechos y en su defensa teniendo como principal objetivo el rechazo a la experimentación.

Desde el siglo XIX surgió la Real Sociedad Para la Prevención de la Crueldad Hacia los Animales en Gran Bretaña, aprobando en 1876 –por primera vez en todo el mundo– una ley cuyo único fin fuera proteger a los animales de la crueldad. Posteriormente en 1882 se fundó la Sociedad Nórdica contra Experimentos Dolorosos en animales.

The Body Shop, es una empresa creada en 1976 en Inglaterra, esta empresa esta comprometida desde 1989 con la lucha en contra de la crueldad animal dentro de la industria cosmética. Contribuyó a la prohibición de esta práctica en Reino Unido en 1998 y en la Unión Europea en 2013. Se asociaron con la Unión Británica por la Abolición de la vivisección (BUAV) actualmente conocida como cruelty free International y lanzan una gran campaña para lograr la prohibición de las pruebas en animales en todas partes y para siempre.

La campaña fue conocida como #ForeverAgainstAnimalTesting y con ella lograron reunir más de 8 millones de firmas en contra de las pruebas en animales para cosméticos. Sin embargo, los animales continúan siendo una pieza clave en las pruebas cosméticas.

La lucha por cosméticos libres de crueldad

Estas organizaciones no se darán por vencidas hasta lograr la prohibición global de la experimentación en animales en cosméticos, incluso ya tienen un plan para lograrlo presentando la petición ante las Naciones Unidas. Posteriormente, tratarán de hablar con el mayor número posible de responsables políticos de las Naciones Unidas en busca de un acuerdo internacional. Además buscarán presionar a los diferentes gobiernos al mismo tiempo que realizan campañas en diferentes países con la finalidad de que la legislación contra la experimentación en animales se adopte en todo el mundo y así lograr una industria del maquillaje cruelty free.

¿Cómo se prueba la efectividad de un producto cruelty free?

Muchas compañías comparten las formas en las que prueban sus productos para garantizar la seguridad y efectividad de éstos, sin animales de por medio, entre las cuales nos encontramos con:

Análisis in-silico (con computadora)

Usa datos ya disponibles que les ayudan a evaluar la sostenibilidad de materiales similares usando extrapolación.

EpiSkin

Se produce en un laboratorio a partir de células de la piel humana, lo que permite realizar controles de seguridad en tipos de células que reaccionan de manera muy similar a la piel humana sin causar daño a personas ni animales.

Prueba de parche

Consiste en colocar una pequeña cantidad de producto sobre la piel de una persona para garantizar su seguridad y efectividad. Esta prueba se realiza generalmente durante la última fase de la prueba de una nueva fórmula.

Estudios de usuarios controlados

Un grupo de personas prueba el producto bajo la supervisión de médicos expertos (cuando es necesario) para comprobar la compatibilidad con la piel y la efectividad del producto.

Lee también: Millie Bobby Brown tendrá su propia marca de belleza

¿Cómo saber si un producto es libre de crueldad animal?

Gracias a la campaña mundial para detener la experimentación animal muchas marcas adoptaron el sello de ‘libre de crueldad’ o ‘cruelty free’. Los productos que lleven este sello, un símbolo de un conejo, refieren que no usan animales para experimentar sus productos.

Una de las mejores formas en las que se puede dejar de contribuir a la crueldad animal es dejando de comprar productos de las marcas que continúan practicando experimentación en animales o no tienen el logo de maquillaje cruelty free.

Ahora que ya conoces lo que conlleva el maltrato animal para hacer pruebas de maquillaje, piensa dos veces antes de consumirlas y si tienes duda de algún producto puedes consultarlo en las páginas de PETA o Leaping Bunny.

Texto por: Diana Fernández Morán

La entrada Resolvemos tus dudas sobre pruebas en animales y productos cruelty free se publicó primero en Harper's Bazaar.

También te puede interesar