Estilo de Vida Moda

Las fibras del diseño

En la época precolombina el maíz era una fuente principal de alimento y un recurso central para las culturas mesoamericanas; el totomoxtle, por ejemplo, las hojas de maíz, se utilizaba para envolver alimentos y otros usos. En la península de Yucatán, en cambio, la fibra predominante era el sisal o henequén, que se obtiene de las pencas del Agave sisalana y ha acompañado el desarrollo de esta región. Sin embargo, a partir del siglo xx, con la industrialización del campo y el avance de las telas sintéticas, las tradiciones ancestrales ligadas a estos materiales perdieron fuerza, mientras que los artesanos y campesinos se desplazaron a sectores urbanos para subsistir.

Fernando Laposse, diseñador mexicano, ha vuelto a estas historias. Con recuerdos de la Tonahuixtla de su infancia, en la Mixteca poblana, inicia una exploración de estos materiales y una propuesta de diseño novedosa. Del totomoxtle toma la textura y el espectro tonal para recubrir mobiliario de interiores y paneles; del sisal, la fibra cruda, tejida a mano, para crear objetos icónicos que han recorrido las salas de exhibición de países como Francia, Italia, Inglaterra y Estados Unidos. Laposse traduce esos materiales en proyectos de diseño únicos que —más allá de su insigne colorimetría y de los múltiples patrones que componen cada una de sus piezas— restablecen las prácticas tradicionales de la agricultura y proyectan mundialmente el valor del maíz y el sisal como parte del patrimonio biocultural del país.

 

fernandolaposse.com

Acento 217 — Fernando Laposse
The Dogs
Tomomoxtle
The Dogs y Tomomoxtle

 

La entrada Las fibras del diseño aparece primero en Gatopardo.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

También te puede interesar