Estilo de Vida Moda

Territorio de colores: Christian Lacroix habla acerca de su historia

Christian Lacroix habla acerca de su historia e inspiración y sobre su última década en colaboración con una de las firmas más icónicas de España.

De estilo desenfadado y con el objetivo de retar los estándares establecidos en el año de 1987, el diseñador Christian Lacroix logró darle un refrescante respiro al mundo de la alta costura.

La moda para él es una forma de expresión que va acorde a los tiempos, ámbitos sociales y representa a un grupo de personas compartiendo las mismas ideas, sueños, proyectos y gustos.

“Adoro cuando las prendas son únicas y expresan la esencia de quien las utiliza”, confiesa Lacroix. Durante la entrevista, comentó que nunca quiso convertirse en un diseñador de moda, sino de niño y adolescente soñaba con ser creador de vestuario para grandes obras, meta que cumplió casi inmediatamente al colaborar con Jean Patou en los comienzos de los 80. “Mi trabajo era extremadamente teatral y escandaloso para la época, así que atrajo a coreógrafos y directores de las casas de ópera más importantes del globo”.

 

Foto: Harper’s Bazaar Versión Impresa.

 

Nombrado como el diseñador más influyente en 1986 por The Council of Fashion Designers of America (CFDA), su objetivo de vida es sentir que pertenece a la mejor parte del mundo y proporciona lo mejor. Desde las vibraciones más positivas,  a través de su esfuerzo, hasta enriquecer con esperanza a un periodo que carece de ella.

A partir del 2011, el creativo francés comenzó a participar con la firma española Desigual y afirma estar fascinado por dicha invitación, ya que la manera en que construyen los estilos es similar a la que él está acostumbrado a entregar. “Mi parte favorita de pertenecer a este proyecto es la gente que trabaja aquí, la forma en la que me recibieron fue muy conmovedora. Y los estampados, ¡por supuesto!”.

El proceso creativo utilizado para concebir las piezas de la marca ibérica difiere mucho del que empleaba en las colecciones de Haute-Couture, el cual, de acuerdo con Lacroix, son completamente polos opuestos.

 

Foto: Harper’s Bazaar Versión Impresa.

 

Cuando se habla de alta costura, inmediatamente se piensa en un número especial de piezas para clientes específicos y creaciones hechas a mano, mientras que en Desigual, la confección se torna industrial y las materias primas son de menor costo. “Lo único que quizás podría compartir el proceso creativo de la alta costura, sería el desarrollo de desarrollo de los estampados. Además, de ser mi momento favorito”.

También, confiesa que para Desigual, las siluetas deben ser simples para poder encajar en los diferentes tipos de cuerpo alrededor del mundo. “Me encanta ver nuestras prendas en las chicas de París o España”.

Temporada tras temporada, se adaptan los diseños a las piezas best seller de la casa, no hay un ritual per se, después de todo las reglas o rutinas se hicieron para romperse; no obstante, si se trabaja sobre moodboards y temas específicos que surgen conforme el curso del tiempo.

 

“NUESTRO ENCUENTRO ERA ALGO QUE RESULTABA EVIDENTE; COMO UNA ESPECIE DE DESTINO” —Christian Lacroix

 

Todas las colecciones cápsula lanzadas por la mancuerna, han destacado siempre por considerarse premium y estar dirigidas a ocasiones especiales. Por ello, al preguntarle sobre los favoritos de la entrega que conmemora su aniversario con la firma, el diseñador no dudó en declarar que el palazzo con estampado de flores inspirado en China es uno de ellos. Asimismo, los estilos étnicos, diseños mezclados con bocetos abstractos y aquellos que contienen toques de arte contemporáneo encabezan la lista.

 

Este artículo fue previamente publicado en la versión impresa de Harper’s Bazaar México. Edición Mayo.

La entrada Territorio de colores: Christian Lacroix habla acerca de su historia se publicó primero en Harper's Bazaar.

También te puede interesar